Fantasmas en terapia

por chuchoqmp

Esta reseña fue publicada originalmente en el periódico interno del 11º Festival Internacional de Cine de Horror de la Ciudad de México, Macabro 2012.

static1.squarespace

“Si tan sólo la vida fuera como un musical de H.P. Mendoza…” añoraba un crítico de cine al hablar de Fruit Fly, ópera prima de este director de ascendencia filipina (proyectada en el Festival Mix México en 2010) y teniendo como antecedente su guión, música y letras para Colma: The Musical, dirigida por Richard Wong. A muchos sorprende, con semejante filmografía (alguna vez alguien dijo que los musicales de Mendoza eran “demasiado asiáticos para los gays y demasiado gays para los asiáticos…”) que el nuevo proyecto de este hacendoso cineasta sea un experimento (como él lo llama) que responde más al terror y al minimalismo que a sus coloridas obras anteriores. Sin embargo, considero que el trayecto de Colma a I am a ghost no es tan confuso como parece: ya desde aquel primer musical, Mendoza atacaba con descaro a la muerte y su lúdico contacto con el mundo de los vivos, que a veces parecieran más muertos que los que ya están enterrados. Colma es un pequeño suburbio de San Francisco (actual hogar de Mendoza y escenario de Fruit Fly y también de I am a ghost, aunque no se especifica) en el que los muertos superan a los vivos en número, debido a su alarmante número de cementerios. En este limbo, a la sombra de la metrópoli, el musical de Mendoza y Wong narraba el deambular de tres jóvenes que no sabían hacia dónde seguir con sus vidas, casi en estado zombie, perdidos en el aburrimiento de una ciudad dormida. No hay gran diferencia entre ese planteamiento y la rutina catatónica que encierra a Emily en la casa donde fue asesinada varios años atrás en I am a ghost. El puente que las conecta es Fruit Fly, en donde pudimos ser testigos de la devoción que siente Mendoza por la mujer asiática y su vulnerable belleza. En sus musicales, su musa era L.A. Renigen y en su incursión al terror se apoya en la titánica presencia de Anna Ishida, a quien le da la tarea de sostener la película entera, siempre acompañada de la hipnótica voz de Jeannie Barroga.

Más que recurrir al susto fácil o al gore, Mendoza decide abordar el subgénero del cuento de fantasmas desde un punto de vista contemporáneo, íntimo e incluso queer. La brevísima película se centra en el proceso que sigue Sylvia, la médium contratada por una familia preocupada, para expulsar de una antigua casa a Emily, la chica fantasma. Las sesiones espiritistas (en las que sólo vemos a Emily y escuchamos a Sylvia) poco a poco se convierten en auténticas terapias que van desentrañando las razones por las que Emily no ha cruzado al más allá. Existe un delicioso subtexto que presenta a Emily como una joven que se niega a aceptar su condición actual, aislada de su familia, que recibe consejos de una mujer mayor que también fue rechazada por “ser diferente” y se identifica con ella, ayudándola a aceptar lo que es y a reconciliarse con sus demonios internos. La visión queer de Mendoza no se limita a plantear que las dos mujeres sean lesbianas (nunca se sugiere eso y dudo que sea el caso) sino a exponer sus demonios personales, su catarsis en cuanto a la identidad y el rechazo, y crear un guión alegórico alrededor de estas emociones, otorgándole a un simple cuento de fantasmas un peso humano del que pocas películas pueden presumir. Si a esto le agregamos la fama de Mendoza como “director orquesta” (escribe, dirige, fotografía, edita, compone la música, actúa y en sus musicales también escribe las letras, toca los instrumentos y canta) y como magnífico constructor de atmósferas, entonces nos topamos con una pequeña joya que nació en la periferia lejana del cine norteamericano actual, tanto que es aún más independiente que lo indie. Es una película que debe verse, si no por cualquiera de las razones antes mencionadas, al menos por el hecho de que será difícil volver a verla proyectada en nuestro país. Dejen que H.P. Mendoza (su nombre no es referencia a Lovecraft, por cierto) les cuente esta fantasmagórica historia. Acompañen a Emily en este viaje y siempre recuerden ir hacia la luz.

Chucho E. Quintero, realizador mexicano.

– – –

I Am A Ghost será distribuida en DVD, VOD y descarga digital HD a partir del 1 de marzo de 2014. Para más información, chequen la página oficial y el perfil de la película en Facebook.

484244_10151287219091408_1008386221_n

Anuncios